El fracaso de la voluntad

La medicalización de la vida cotidiana parece no tener límites. Desde el cansancio, el insomnio, los problemas de pareja o sexuales, hasta los miedos y las ansiedades están tendiendo a ser solucionados con pastillas. El estado actual de nuestra civilización ha puesto la vara en lo alto: de forma permanente parecería que hay que sentirse equilibrado y sobre todo feliz. Algo así como el juego de cartas siete y medio, cuyo objetivo es intentar sumar esa cifra o el número más cercano posible, sin sobrepasar dicha cantidad. Traducción: sólo se está saludable si sumo siete y medio, ese nivel óptimo en el que poco menos que estamos en estado zen. Por debajo o por encima del siete y medio estoy para ser etiquetado de “enfermo”, ya sea por un estado de tristeza, de ansiedad o quemazón laboral. Lo normal se ha convertido en un corral bastante chico y lo que queda fuera de él ha de ser tratado con pastillas, fuerza de voluntad y por supuesto mucha, mucha mentalidad positiva.

Seguir leyendo “El fracaso de la voluntad”