El trabajo, el futuro y la digitalización

En los mercados de trabajo el impacto de la automatización, la Industria 4.0 y la revolución digital no se limita a los modelos y procesos comerciales. El impacto también está alcanzando a la fuerza de trabajo y a las capacidades y habilidades que ésta necesita desarrollar para mantenerse al día en el nuevo y desafiante entorno en el que nos encontramos. Así las cosas, para las organizaciones se vuelve casi que imperativo poner el foco en aceptar primero y construir después su fuerza laboral para el futuro.

En todas las industrias de la actualidad constantemente surgen nuevos desafíos comerciales a raíz de los cambios en las demandas que experimentan los clientes, los empleados e incluso las sociedades como un todo. Las innovaciones digitales y tecnológicas hacen que el mercado se vea muy diferente al de hace unos años, de tal manera que nos preguntemos: ¿cómo pueden las organizaciones prepararse para un futuro que probablemente traiga una mayor incorporación tecnológica? Y más específicamente: ¿cómo pueden lograr que su fuerza laboral esté preparada para el futuro?

El mundo del trabajo está cambiando
Según el Foro Económico Mundial (FEM) las máquinas realizarán el 42% de las tareas para 2022, mientras que el 54% de todos los empleados requerirán una mejora significativa para esa fecha. Un temor extendido en la era de la tecnología es que la inteligencia artificial (IA) se haga cargo de los trabajos que hoy realizamos las personas, sin dejar ninguno, o no los suficientes, para los trabajadores humanos. Sin embargo, el FEM también ha aclarado más recientemente que la adopción de AI tendrá un balance positivo, lo que significa que creará más empleos de los que eliminará. Los robots desplazarán 75 millones de empleos en todo el mundo para 2022, pero también crearán 133 millones de nuevos empleos.

Allanando el camino para un futuro que se avecina digital

Un ambiente y una cultura ágiles predisponen a un mejor desempeño organizacional de cara al futuro. Una empresa operando en un contexto más ágil se beneficia de tener estructuras, equipos y procesos fluidos. En una empresa ágil, los miembros del equipo se inspiran mutuamente, trabajan hacia objetivos comunes y se adaptan de manera flexible a los cambios situacionales (del entorno), al cual más que reaccionar pueden influenciar.

En la era digital, donde las tecnologías innovadoras son la norma y no la excepción, las organizaciones deben preparar su fuerza laboral, capacitando a sus empleados para que evolucionen junto con sus trabajos, que sí o sí irán cambiando.

En el futuro no muy lejano el éxito ya no se limitará a si un individuo hace bien su trabajo; más que eso el éxito se definirá por la capacidad crítica de un individuo para trabajar en régimen de colaboración constante en un entorno virtual que dependerá en gran medida de las herramientas y canales digitales.

Igualmente importante será la adaptabilidad y la agilidad de aprendizaje de las personas, lo que determinará su capacidad para mantenerse a la vanguardia en medio de un entorno de trabajo que irá cambiando con mayor frecuencia que hoy.

RRHH también tienen un papel fundamental que desempeñar en el viaje de transformación de las personas en una organización. Como las tecnologías, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la robótica motivarán numerosos cambios, se espera que RRHH sea quien navegue por la organización liderando los procesos de transformación de la fuerza de trabajo.

Para construir una fuerza laboral del futuro, los profesionales de RRHH deben identificar, seleccionar y desarrollar a las personas que puedan adaptarse a los desafíos que plantea la digitalización de numerosas funciones. RRHH tendrá que evaluar las habilidades que serán prioritarias en el futuro y en línea con eso ayudar a la transición de un mundo al otro, capacitando a los empleados para que evolucionen junto a los cambios en la naturaleza del trabajo. Así las cosas, cabe que nos preguntemos cómo puede RRHH apoyar a las organizaciones para cerrar las brechas, identificar talentos y desarrollar una estrategia para que la fuerza de trabajo no sólo se adapte sino también pueda provocar los cambios en el futuro.

La evolución de los trabajos para un mundo más ágil

Teniendo presentes los efectos de la digitalización, para preparar a la fuerza laboral para el futuro las organizaciones primero tendrán que identificar el impacto de la automatización en los trabajos actuales, así como evaluar cómo será la evolución de los actuales roles en los años venideros.

Tradicionalmente los trabajos se han estructurados en torno a tareas definidas y a las especializaciones con ellas vinculadas. Con el advenimiento de la revolución digital y la automatización, los trabajos ahora se estructuran en torno a los resultados y, por lo tanto, se espera que todos los empleados estén bien formados, comprendan los roles de cada cual en la organización y sobre todo los requisitos finales de los clientes.

El futuro se comprende y se encara mejor desde un enfoque que conciba al mundo como una red. A medida que la tecnología siga desarrollándose, las organizaciones tendrán que ir pensando cómo preparan a su gente para lo que se viene. En ese contexto, el área y/o función de RRHH tendrá un desafío enorme y emocionante entre manos: acompañar a las personas en sus lugares de trabajo para que evolucionen y aprendan en un entorno que estará signado por la creciente automatización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s