Más buceo, menos surf

Leer un libro es una experiencia de largo aliento. En términos generales, uno pasa horas y horas leyendo una historia que, dependiendo del tiempo que le pueda dedicar, terminará al cabo de días o semanas. Me corrijo con respecto a lo de largo aliento, en el sentido que puede ser largo el tiempo del reloj y no así el psíquico (“el tiempo se pasó volando”), dada la experiencia de inmersión que suele producirse cuando leemos buenas historias, buenos libros. Seguir leyendo “Más buceo, menos surf”